Saltear al contenido principal
+56 2 2499 6500 Atención en Clínica MEDS
La artrosis afecta al 60% de los hombres y al 70% de las mujeres mayores de 65 años.

En el siguiente artículo podrás saber todo sobre la artrosis, una enfermedad degenerativa que si se trata a tiempo puede mejorar la calidad de vida de las personas. Además, es una de las lesiones más comunes que ve el Dr. Orlando Paredes y en casos específicos es aplicable para tratar con Cirugía de Prótesis Ambulatoria.

La artrosis es una enfermedad degenerativa que corresponde a distintos tipos de afecciones en las articulaciones del cuerpo. Estas pequeñas lesiones conducen a síntomas y signos que se asocian con la integridad defectuosa del cartílago articular, además de los cambios relacionados en el hueso subyacente a la articulación que presenta el daño.

Es una patología que generalmente se clasifica como primaria o idiopática cuando no hay una causa predisponente obvia, y secundaria cuando existe una patología predisponente claramente definida. La artrosis idiopática es la forma más común y es una enfermedad progresiva y debilitante que afecta al 60% de los hombres y al 70% de las mujeres mayores de 65 años, la que, además, conlleva enormes costos socioeconómicos.

La artrosis primaria es una enfermedad frustrante tanto para el paciente como para el médico tratante, porque no se conoce ni la causa ni la cura y, una vez que se inició, la enfermedad no puede detenerse, aunque las tasas individuales de degradación articular pueden variar considerablemente.

La medicina traumatológica y ortopédica ha avanzado lo suficiente como para dar lugar al optimismo, debido a que hay disponible otros tratamientos además del reemplazo de articulaciones. Sin embargo, éstos pueden ayudar a controlar el dolor, pero no a detener el avance de la enfermedad. A veces, la cirugía es el único camino a considerar.

Síntomas

A medida que se usa la articulación el dolor aumenta, pero desaparece con el descanso.

El dolor es la manifestación más común de una articulación con artrosis. La naturaleza del dolor a menudo es difícil de definir, es especialmente para la enfermedad de la cadera. El dolor aumenta con el mayor uso de las articulaciones y se alivia con el descanso. Sin embargo, en casos avanzados, el dolor también persiste en reposo y durante la noche, impidiendo, incluso, las horas de sueño.

El dolor en las articulaciones suele ir acompañado de rigidez matutina y generalmente dura menos de una hora. Los fenómenos de dolor en las mañanas son comúnmente descritos por los pacientes en las primeras etapas de la enfermedad, al igual que la rigidez transitoria debido a lo que se define como «gelificación articular». Esta última generalmente solo dura unos pocos ciclos de flexión-extensión y es especialmente frecuente en ancianos y en las extremidades inferiores

La artrosis en sus etapas avanzadas causa, además, una destrucción significativa y distorsión de los ligamentos capsulares. Estos, a su vez, conducen a deformidades, como las contracturas por flexión que se observan en la cadera y la rodilla, y la mala alineación. La corrección de este desequilibrio del tejido blando es a menudo el aspecto más exigente de la artroplastia.

Causas

Aún no se conoce la causa ni la cura de la artrosis. Sin embargo, algunos factores de riesgo pueden reducirse, los síntomas pueden tratarse, el dolor puede controlarse hasta cierto punto y la intervención quirúrgica puede reemplazar la articulación enferma para restaurar la movilidad.

Factores de riesgo

Los tres factores de riesgo principales son:

  • La edad y el envejecimiento: La artrosis se considera una consecuencia inevitable de la vejez debido al desgaste de las articulaciones. De hecho, el envejecimiento es un factor de riesgo importante tanto para la artrosis como para la osteoporosis.
  • Sobrecarga o sobreuso de las articulaciones: Una articulación en estado normal está bien adaptada para soportar altas cargas fisiológicas, pero una carga anormal puede aumentar el riesgo de sufrir artrosis. Ejemplo de esto son los traumatismos, el trabajo manual pesado y la obesidad, los cuales llevan a un mayor riesgo de esta patología.
  • Factores genéticos: Desde hace algún tiempo se ha expuesto que la artrosis podría presentar factores genéticos, pero hasta qué punto aún es un poco incierto. En los últimos años, ha habido mucho interés en la búsqueda de las bases genéticas de la artrosis, ya que la enfermedad es claramente multifactorial y poligenética; es decir, resulta de la interacción de varios genes.

Tratamientos

La mayoría de los modos de tratamiento actuales están dirigidos a aliviar el dolor y reducir la inflamación, mejorando así la función y reduciendo la discapacidad de la persona con artrosis.

Además de los analgésicos simples, los fármacos antiinflamatorios no esteroides son eficaces en el dolor moderado a severo, pero pueden causar respuestas gastrointestinales adversas.

Cirugía

  • Cirugía de Prótesis Ambulatoria (CPA): La Cirugía de Prótesis Ambulatoria se aplica a pacientes que sufren de artrosis severa, habitualmente de cadera o rodilla. En este procedimiento quirúrgico se reemplaza el cartílago que está desgastado y que genera dolor por un implante especialmente diseñado para que se adapte a la articulación. La principal ventaja de esta operación es que el paciente ingresa, se opera y se da de alta el mismo día, evitando así la hospitalización.
  • Cirugía de Prótesis Fast-Track: La Cirugía de Prótesis Fast Track, se realiza en el sistema privado de salud y se diferencia a los demás procedimientos porque considera una corta estadía (sólo una noche de hospitalización), otorgando así beneficios para el paciente y su familia.

Prevención

Todavía no hay cura para la artrosis, pero hay varias cosas que se pueden hacer para evitar sus síntomas.

Las medidas de autoayuda juegan un papel muy importante para aliviar el dolor y la rigidez y reducir las posibilidades de que la enfermedad empeore.

Para prevenir es importante:

  • Mantener un peso ideal.
  • Realizar actividad física bajo supervisión con regularidad.
  • Cuidar la alimentación.
  • No sobrecargar las articulaciones durante el ejercicio o actividades deportivas.
  • Elongar adecuadamente y el tiempo necesario antes y después de cualquier actividad física
Volver arriba